Estas historias son mi realidad y son mi fantasía.
Dejo a ustedes, queridos lectores interpretarlas a su gusto.
Son mis vivencias a las cuales les he puesto un poquito de fantasía para hacerlas mas atractivas.
Son mis fantasías a las que he conjugado con mis vivencias para que sea placentero leerlas.
Los nombres en las historias los he cambiado para no comprometer a nadie y también para evitar que los de CSI traten de descubrir quien soy. A los que les parezca conocida alguna historia, no es una coincidencia, quizá lo vivieron conmigo.
Besos a todos

MORLAQUITA 92



QUERIAS CACHOS MI AMOR??



La clave de mi vida matrimonial y sexual esta aquí, en este relato, de como llegue a mi vida sexual de ahora, a como me relaciono con mi marido, de como aprendí a hacer sexo por dinero y lo bien que me va. Es la historia de lo que ha pasado entre mi marido y yo y todas sus consecuencias.

Esto fue hace algunos años, Andy mi marido, unos meses antes, había comenzado a joder, con tocar el tema de la infidelidad, con preguntas tontas en ocasiones, pero con su doble sentido o mensaje implícito, o por lo menos así me parecía a mí. Preguntas como ¿Qué tú crees que pueda sentir un tipo, que se entera que su mujer le es infiel ocasionalmente?, o, ¿Yo no sé por qué hacen tanta bulla, con eso de que una mujer le sea infiel a su marido, si con que no quede preñada y se lave bien basta?.

Al principio no le prestaba mucha atención a esas preguntas, pero con el pasar de los días, sus preguntas pasaron a ser un tema de conversación entre nosotros, yo manteniendo una posición francamente contraria a la de mi marido, quien para mi sorpresa, prácticamente decía que eso de que a un hombre le montasen los cuernos, para él no era nada malo.

Andy con sus respuestas me dejaba bien confundida, al punto que en ocasiones yo daba por terminada la conversación, porque sentía que más que plantear su punto de vista, me insinuaba que le fuera infiel, pero de manera indirecta. En cierta ocasión vino a casa un matrimonio, con el que ocasionalmente compartimos o salimos a bailar, y para mi asombro Andy comenzó a tocar el tema de la infidelidad femenina, y resultó que al parecer, nuestras amistades tanto ella como él, tampoco veían nada malo, y de inmediato Hugo el esposo, le preguntó a Reina mi amiga si no le molestaba. Ella, sin decir palabra, únicamente le hizo una seña con la mano para que continuase, mientras yo me preguntaba qué era lo que Hugo nos iba a decir.

Ante nuestro asombro nos enteramos, que Reina en una ocasión le fue infiel a Hugo, pero por la manera en que Hugo lo contó parecía más bien que Reina hubiera hecho una gracia o una pequeña travesura. Al parecer en una ocasión en que salieron a beber con nosotros, y después de que nos dejaron en casa, Hugo le propuso ir una disco, donde Reina al parecer bebió más de la cuenta, y en medio de su borrachera, comenzó a coquetear con un tipo que estaba en la barra, al parecer y según dijo Hugo él no se había dado cuenta de nada, tanto es así que dejó a su mujer en la mesa mientras él fue a pagar la cuenta y aprovecho para ir al baño. Cuando regresó a la mesa su mujer no estaba, y al buscarla con la vista la encontró en la pista de baile, bailando bien apretada con un desconocido.

Al principio no vio nada malo en ello, hasta que en cierto momento su mujer quedó de espaldas a Hugo y él vio como el tipo ese le tenía bien agarradas las nalgas a ella, pero al nuevamente dar la vuelta el rostro de Reina reflejaba una alegría, que a él le sorprendió, para no alargara la historia, ella y el tipo siguieron bailando hasta que la llevo a uno de los reservados, mientras Hugo se quedo inmóvil sin atinar a reaccionar y sin saber que hacer, en un instante de luz decidió seguirlos y ver que hacia su santa mujer, en el reservado, Reina se dejó subir la falda y bajar el interior por el tipo ese, casi de inmediato ella se medio sentó sobre la pequeña mesa y el tipo le comenzó a mamar la vagina, de manera descarada. Al ver eso Hugo se quedó sin saber qué hacer, ya que la cara de felicidad de su mujer le indicaba que ella estaba disfrutando al máximo lo que ese cabrón le estaba haciendo. De pronto el tipo se detuvo se levantó y en un dos por tres había sacado su miembro, el que sin demora alguna se lo enterró a Reina en su vagina. Al yo escuchar eso, me quedé boquiabierta, mientras que Reina mantenía una sonrisa de cómo quien no hubiera roto un plato, por su parte a Andy mi marido lo observé de lo más excitado, al tiempo que Hugo continuaba relatando, como él, mientras que a su mujer el tipo ese se la estaba clavando, Hugo se quedó observándolos tranquilamente, hasta que finalizaron. Después de lo cual, el tipo dejó a Reina en el reservado marchándose de inmediato. Cuando Hugo entró, Reina estaba tan borracha, que le tocó llevarla al auto, y cargarla hasta la casa, y ya dentro desvestirla y ayudarla a limpiarse los restos de semen de aquel desconocido. Pero como dijo el mismo Hugo, la pobre no sabía lo que había hecho, estaba bien borracha.

Después de que Hugo terminó de contar todo noté que Andy, aparte mientras le servía un trago le comenzó a hacer varias preguntas a Hugo, mientras que yo por mi parte le dije a Reina que no podía creer lo que su marido nos había contado, fue cuando ella me confesó, con su cara muy tranquila, que no era la primera vez que eso sucedía. Que en ocasiones, cuando ella siente que su matrimonio, comienza a caer en el aburrimiento, ha hecho esas cosas, y después de las cuales su marido se vuelve un salvaje en la cama por unas cuantas semanas, mientras recuerdan como ella le ha puesto los cuernos. Yo aun después de escuchar a mi amiga no podía creerlo, esa noche en casa después de que ellos se retiraron, al momento de acostarnos, Andy volvió a tocar el tema, y me repitió más o menos lo que ya Reina me había confesado pero que se lo contó Hugo.

Al irnos a la cama nos comenzamos a besar y al poco rato ya mi marido me había penetrado, en ese momento me comenzó nuevamente a tocar el tema, a medida que sacaba y metía su verga dentro de mi vagina, me volvió a contar la versión de Hugo. De lo excitado que Hugo se pone a medida que Reina y él comentan lo sucedido, mientras mantiene otra sesión de sexo. Yo estaba disfrutando plenamente de cómo mi marido metía y sacaba su verga de mi vagina, cuando me preguntó que si a mí no me gustaría tener una experiencia con otro hombre, que no fuera él. En ese instante yo estaba tan excitada, que realmente no sé lo que le respondí, aunque creo que le dije que no, pero la manera en que lo hice parece que no fui muy convincente, ya que a medida que yo movía mis caderas, nuevamente Andy me lo volvió a preguntar, y quizás por lo morbosa de la situación, y de lo excitada que yo estaba, en ese instante le respondí casi a gritos que sí. Eso bastó para que mi marido se excitase a tal punto, que me sentí como si su miembro fuera mucho más grande y caliente que de costumbre. Por lo que a la vez, yo disfruté de un orgasmo colosal.

Cuando terminamos finalmente, yo no quería volver a tocar el tema, ya que en medio de todo me sentía algo avergonzada por mi respuesta. Pero Andy por lo visto se sentía de lo más feliz, hasta el punto que al día siguiente durante el desayuno, de manera directa me lo volvió a preguntar. Ya mi respuesta no fue la misma, simplemente permanecí callada, y al él levantarse de la mesa con una gran sonrisa dijo, el que calla otorga. Realmente no sabía que responderle, su pregunta me agarró de sorpresa. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi marido deseaba intensamente que le pusiera los cachos.

Al principio aceptar eso me costó algo de trabajo, pero de momento me entró una especie de soberbia y me dije a mi misma, bueno si Andy quiere cachos, tendrá cachos. Pero una cosa es decirlo y otra hacerlo, además en mi caso, eso nunca había pasado por mi mente hasta esos momentos, digo de manera seria, si había fantaseado en una ocasión con un amigo del banco o algún primo de él, pero nada serio. Por suerte el tema mi marido no lo volvió a tocar, pero ese fin de semana, cuando salimos a beber con nuestras amistades, a mi marido se le ocurrió que fuéramos a “la morada del Cantor” un negocio del que yo nunca había escuchado hablar, ubicado fuera de la ciudad. Llegamos ahí y nos instalamos, Reina y Hugo lo pasaban de lo más bien, pero de pronto Andy me preguntó cuando me atrevería a montarle los cachos, eso me puso algo ansiosa, y para bajar ese repentino ataque de ansiedad, prácticamente me tomé de un solo bocado toda mi bebida, y de inmediato el encargado del local esa noche, sin que yo o mi esposo se lo solicitásemos, me volvió a llenar el vaso.

Lo cierto es que no estoy acostumbrada a beber y menos de esa manera, por lo que al poco rato me sentí ligeramente mareada. Ya me comenzaba a sentir mejor, cuando nuevamente Andy me volvió a realizar la misma pregunta, lo que nuevamente me produjo bastante ansiedad y nuevamente me bebí mi trago de un solo golpe. Al poco rato mi marido me sacó a bailar, y fue cuando comencé a sentir algo raro dentro de mí, ya que me di cuenta, de la manera en que el encargado me miraba, y eso me hizo sentir diferente, al regresar a la mesa, mi vaso estaba nuevamente lleno, y ya por joder me lo volví a tomar de un solo trago. Pero después de eso me entraron ganas de ir a orinar, y cuando me dirigía al baño, noté que el encargado me seguía a corta distancia. Su manera de mirarme me hizo sentir diferente y de momento como si fuera algo incontrolable en mí, justo en la puerta del baño para damas hice algo que nunca en mi vida pensé que me atrevería a hacer, me quité las pantis frente a él, y con una sonrisa seductora mientras lo miraba terminé de entrar.

En cosa de segundos cuando me disponía a cerrar la puerta, el hombre entró, me vio de pies a cabeza, como si quisiera desnudarme, momento en el que yo levanté mi minifalda, y casi de inmediato sentí su cálida mano pegada a mi vagina, al tiempo que su boca buscaba la mía. Sus besos y caricias en cosa de pocos minutos me hicieron sentir algo que nunca creo haber sentido, y como por arte de magia su verga comenzó a penetrarme, era algo extremadamente excitante, mi marido a pocos pasos y yo dejándome culear por ese perfecto extraño. Quizás fue la misma excitación, o quien sabe porque pero disfruté de un riquísimo orgasmo, y cuando me di cuenta él ya se estaba retirando, dejando toda mi vagina y muslos chorreando su semen, ni siquiera usó condón y yo ni siquiera me cuidaba pues mi marido lo hacia. Como pude me lavé, y procuré regresar de inmediato a nuestra mesa, donde mi marido esperaba ignorando todo lo sucedido. Al tomar asiento a su lado, me volvió a preguntar cuando me atrevería a montarle los cachos, y en ese instante ya emputada y más por soberbia que por querer hacerlo, le respondí. Ok maricón quieres cachos, pues cachos tendrás, y dándome otro trago, me levanté de la mesa y ante su mirada de asombro, me dirigí a la barra dando traspiés.

Al llegar nada más bastó que tomase asiento en uno de los taburetes de la barra, cuando un tipo, primo del dueño (yo lo conocía porque era cliente del banco) se me acercó y me invitó a bailar, a los pocos segundos en medio de la pista mientras bailábamos apretadamente un bolero, cometí la indiscreción de decirle, que no tenía puesto nada bajo la falda, al principio me dijo que no me creía, y le pregunté si quería que compruebe con sus manos. En ese mismo instante sentí una de sus manos que la había metido bajo mi falda, y cuando sus dedos rozaron mi piel, con toda la intención dejé escapar un profundo gemido de placer y masque su cuello. Tras lo cual su rostro se iluminó con una gran sonrisa, mientras que de reojo vi como el cabrón de mi marido nos observaba ansioso desde la mesa, acompañado de Hugo y Reina.

Lo siguiente que sucedió fue que el tipo ese me invitó a que lo acompañase a su carro, lo que acepté con una sonrisa, y a medida que nos dirigíamos a la salida del local, su mano la tenía colocada directamente sobre mis nalgas, por lo que a medida que nos dirigíamos a su auto yo iba mostrando mi culo, sin la menor preocupación. Note que a unos pocos pasos de nosotros, el cabrón, mi marido, nos seguía sin dejarse ver; Al llegar al auto, mi acompañante de manera cortes me abrió la puerta de su carro, un Bronco Negro Antiguo al que había visto antes pero nunca había pensado en subirme y peor aun hacer lo que estaba a punto de hacer. Una vez dentro, antes de que él fuera a decirme algo dirigí mi boca a su verga mientras la extraía de su pantalón con mis propias manos. Lo primero que hice al tenerla entre mis dedos fue comenzar a pasar mi lengua por su colorado glande, y después de unas cuantas lamidas, comencé a mamársela, lo que hice con calma, pues al fin y al cabo no deseaba que se viniera de inmediato, así que de la misma manera que comencé terminé, separando mi cara de su cuerpo, al tiempo que abría mis piernas y dejaba mi vagina a su disposición.

Al levantar mi vista me di cuenta que Andy estaba junto al carro, observando en primera fila como Rafico, así se llamaba, comenzaba a meterme verga y yo a moverme bajo él, esto que me excitó tremendamente, podía ver a mi marido observando como la verga de ese tipo entraba y salía una y otra vez de mi vagina, hasta que mi momentáneo amante, acabo pero fuera de mi, entre mis muslos. Tras lo cual, permanecimos un corto rato dentro de su auto, para luego regresar al local. Donde ya dentro me despedí de él, dándole un fuerte beso, frente a todos en medio de la pista, para luego ir al baño de damas a limpiarme nuevamente, después de lo cual en lugar de regresar a la mesa con mi esposo y nuestras amistades, regresé a mi silla en la barra.

El resto de la noche volví a bailar con otros tres hombres, con resultados más o menos similares, al primero se lo mamé en el baño de Hombres, mientras que con el segundo y el tercero, salimos al estacionamiento donde nuevamente usamos los asientos trasero de sus autos como cama, la diferencia fue que el tercero me lo enterró por el culo, cosa que a mi marido no le había permitido hasta ese día. Todo eso bajo la atenta mirada de Andy, y la sorpresa de nuestras amistades. Ya estaba cansada y apestaba a sexo, tanto que decidí en medio de mi borrachera regresar a la mesa, Hugo y su esposa ya se habían marchado, mientras que Andy me esperaba en la mesa, con cara de pocos amigos y al yo tomar asiento me preguntó de manera cínica, ¿ya terminaste de divertirte?

Lo cierto es que me sentí sumamente ofendida, no tanto por sus palabras, sino por la manera en que me las dijo. De inmediato le respondí, cosa que Andy al parecer no se esperaba, ya que la cara de susto que puso al escucharme decirle a toda voz era terrible: “si, ya terminé de divertirme con todos esos cabrones” Su respuesta no se hizo esperar, cuando aun bastante asustado trató de que me callase la boca, diciéndome cállate, no grites que se van a dar cuenta. A lo que sin pérdida de tiempo le volví a responder: “de que se van a dar cuenta? de que tú querías saber que se siente ser cabrón, y que yo te acabo de complacer. No una, ni dos, ni tres veces, sino cuatro en una sola noche cabrón hijo de puta” Al escucharme Andy se quedó sin palabras, por un breve instante, para de inmediato de manera asombrada decirme, pero yo nada más conté tres, a lo que le respondí, en el mismo tono de voz para que todos escucharan, “ay cabrón, es que no contaste al encargado que fue el primero, cuando me levanté para ir al baño”.

Andy como que se dio cuenta de que todo el mundo nos miraba y nuevamente procurando calmarme me dijo, en un tono de voz baja y de manera bien calmada. Mejor nos vamos a casa y después seguimos hablando de eso, ¿te parece? Yo aun bastante molesta y en el mismo tono de voz que había estado hablando desde el principio, le dije. “Si mejor vámonos, no sea que me comience a picar nuevamente la chucha y quiera que algún otro cabrón me la rasque por dentro, para que tú te quedes tranquilo cabrón hijo de puta”, Andy al parecer quería que la tierra se lo tragase, salió tras de mí, sin levantar la mirada del piso. Al llegar al auto no dijo una sola palabra y así se quedó hasta que llegamos a nuestro departamento, yo en el camino me quedé dormida, y al despertarme Andy me ayudo a entrar a nuestro departamento, me condujo al baño, y aun sin decir una sola palabra me ayudó a desvestir. Abrió el agua caliente y me dejó sola en la ducha mientras que yo me aseaba.

Cuando llegué a la cama, apenas me medio sequé y tal como estaba me acosté, no sin antes amargarle y joderle la vida diciéndole: si quieres te cuento lo del encargado, porque a los otros tres vistes claramente lo que ellos me hicieron. Su única respuesta fue, ¿si tú quieres? Y de inmediato le dije con lujo de detalles todo lo ocurrido entre ese tipo y yo, como se me había quedado viendo en la mesa y después cuando me levanté al baño como me había seguido hasta el baño donde yo en toda la puerta me quité el interior y él de inmediato entró al tiempo que comenzó a besarme como un desesperado me agarró la vagina, haciendo que me sintiera sumamente excitada.

Ya en esos momentos Andy había comenzado a introducir su verga dentro de mí, y de manera salvaje me penetraba una y otra vez, al tiempo que yo le seguía contado las cosas ocurridas. Desde esa vez, el cabrón de mi marido, descubrio que le gusta la infidelidad y que le adorne con cuernos cada vez que quiero. Mientras que yo por mi parte descubrí que ambos disfrutamos mucho más del sexo, cuando le cuento a él las cosas que yo hago con todos los tipos que apenas conozco.

Ahora si mis amigos, ya saben mi historia y como empecé a ser lo que soy. Piensen que si viven en Cuenca quizá algún rato nos encontramos en un bar y serán los protagonistas de mis relatos.

Para los que vivieron esa noche el escándalo en “La Morada del Cantor” hace muchos años y ya se dieron cuenta quien soy, mantengan el misterio, se los agradezco.


 
Besos
 
MORLAQUITA 92


Comentarios o Sugerencias? Escribanme

QUERIAS CACHOS MI AMOR??
Home
relato06-01im.JPG
relato06-02im.JPG
relato06-03im.JPG
relato06-04im.JPG
relato06-05im.JPG
relato06-06im.JPG
relato06-07im.JPG
relato06-08im.JPG
relato06-09im.JPG
relato06-10im.JPG
relato06-11im.JPG
relato06-12im.JPG
relato06-13im.JPG
relato06-14im.JPG
relato06-15im.JPG
relato06-16im.JPG
relato06-17im.JPG
relato06-18im.JPG
relato06-19im.JPG
relato06-20im.JPG
relato06-21im.JPG
relato06-22im.JPG
relato06-23im.JPG
relato06-24im.JPG
relato06-25im.JPG
relato06-26im.JPG
relato06-27im.JPG
relato06-28im.JPG
relato06-29im.JPG
relato06-30im.JPG
relato06-31im.JPG
       
Home

Volver a Morlaquita